En 1950, arqueólogos encontraron unos símbolos (¿partituras?) de lo que podría ser la primera canción de la historia en Ugarit, una ciudad antigua de Siria. Después de muchos estudios se determinó que estas serían la música de la calle de la época, y se tradujo en una partitura musical actual.

Escúchela a continuación: