El espectáculo, realizado el 30 de octubre de 1992 en el Estadio José Amalfitani de Buenos Aires de Nirvana, es uno de los shows más grandes de la agrupación (en un estadio con capacidad de 50.000 personas) y es también uno de los más infames.

Podemos ver cómo, en el mismo, la banda se burla de la audiencia tocando canciones poco conocidas, y con Cobain arrancando con los acordes de ‘Smells Like Teen Spirit’ en varias ocasiones sin completarla jamás. Las razones en el testimonio de Cobain, a continuación:

“Cuando tocamos en Buenos Aires, trajimos esta banda de mujeres de Portland llamada Calamity Jane. Durante su show, toda la audiencia (era mucha gente, como 60.000 personas) tiraba dinero y cosas que encontraban en sus bolsillos, barro y piedras. En un momento las chicas terminaron llorando. Fue terrible, una de las peores cosas que he visto, toda una masa de sexismo ahí mismo. Krist, conociendo mi actitud en cosas como esa, trató de hablar conmigo para tratar de calmarme y evitar que me rehusara a tocar. Terminamos divirtiéndonos, nos reimos de ellos (la audiencia.) Antes de cada canción, toqué el intro de ‘Smells Like Teen Spirit’ y después paraba. No se dieron cuenta de que estabamos protestando en contra de lo que hicieron. Tocamos por unos 40 minutos, y la mayoría de las canciones fueron de Incesticide (compilado de rarezas de la banda) así no podían reconocer nada. Cerramos tocando la canción ruidosa secreta (‘Endless, Nameless’) que está al final del Nevermind, y cmoo teníamos tanta rabia y estabamos tan bravos por toda la situación, esa canción y el set completo fueron una de las mejores experiencias que he tenido.” – Kurt Cobain.

Vea el video a continuación:

Setlist de la noche:
Nobody Knows I’m New Wave
Aneurysm
Breed
Drain You
Beeswax
Spank Thru
School
Come as You Are
Lithium
Lounge Act
Sliver
About a Girl
Polly
Jam
In Bloom
Territorial Pissings
Been a Son
On a Plain
Negative Creep
Blew

Encore:
All Apologies
Endless, Nameless