Por: Angie War.

La música es el complemento perfecto para muchos en el día a día, y ahora podemos confirmar sus beneficios gracias a nuevos estudios científicos que explican los principales beneficios de ella en nuestra salud. Si bien la investigación ha sugerido que las personas que tocan instrumentos son más inteligentes, también hay muchos otros beneficios para los que simplemente acompañan su día con ésta. Aquí algunos:

Le puede interesar: Los miembros sobrevivientes de Nirvana darán concierto benéfico

1. La música aumenta la felicidad

Al escuchar música por lo menos 15 minutos el cerebro libera dopamina, un neurotransmisor que aumenta los sentimientos de felicidad, emoción y alegría 

2. La música mejora el rendimiento al correr

Los científicos descubrieron que los corredores que escuchaban música motivadora rápida o lenta corrían más rápido que los corredores que escuchaban música tranquila (o corrían sin música) en una carrera de 800 metros. La clave para mejorar su rendimiento en la carrera radica en la elección de la música, que es algo que lo inspira a seguir adelante.

3. La música disminuye el estrés mientras aumenta la salud general

La música tiene un efecto directo sobre nuestras hormonas. Al escuchar música se disminuyen los niveles de la hormona cortisol en el cuerpo, contrarrestando los efectos del estrés crónico. El estrés causa el 60% de todas las enfermedades y dolencias, por lo que niveles más bajos de estrés significan mayores posibilidades de bienestar general.

4. La música mejora el sueño

Más del 30% de los estadounidenses sufren de insomnio. Un estudio mostró que escuchar música clásica o relajante una hora antes de acostarse mejora significativamente el sueño, en comparación con escuchar un audiolibro o no hacer nada antes de acostarse. 

5. La música reduce la depresión

La música tiene un efecto directo sobre nuestras hormonas; Incluso puede considerarse un antidepresivo natural. Esto se debe a que ciertas melodías causan la liberación de serotonina y dopamina (neurotransmisores) en el cerebro, lo que aumenta la sensación de felicidad y bienestar. También libera noradrenalina, que es una hormona que invoca sentimientos de euforia.

6. La música ayuda a comer menos

Según la investigación, la combinación de iluminación suave y música lleva a las personas a consumir menos alimentos (y disfrutarlos más). 

7. La música eleva el estado de ánimo al conducir

Un estudio descubrió que escuchar música influye positivamente en su estado de ánimo mientras conduce, lo que obviamente conduce a un comportamiento más seguro mientras maneja.

8. La música fortalece el aprendizaje y la memoria

Los investigadores dicen que escuchar música también puede ayudarlo a aprender y recordar información de manera más eficiente. Un estudio mostró que los músicos en realidad aprendieron mejor con música neutral, pero probaron mejor con música que les gustó; mientras que los no músicos aprendieron mejor con música positiva pero probaron mejor con música neutral. Por lo tanto, el grado de rendimiento diferencia entre aprendizaje y memoria para músicos y no músicos.

9. La música aumenta la inteligencia verbal

Un estudio mostró que el 90% de los niños entre las edades de 4 y 6 habían aumentado significativamente la inteligencia verbal después de solo un mes de tomar clases de música, donde aprendieron sobre el ritmo, el tono, la melodía y la voz. Los resultados sugieren que el entrenamiento musical tuvo un “efecto de transferencia” que aumentó la capacidad de los niños para comprender palabras, y aún más, explicar su significado.

Otro estudio mostró resultados similares en mujeres y niños adultos con formación musical que superaron a un grupo sin entrenamiento musical en pruebas de memoria verbal.

10. La música aumenta el coeficiente intelectual y las interpretaciones académicas

La investigación sugiere que tomar clases de música predetermina un alto rendimiento académico y puntajes de coeficiente intelectual en niños pequeños. El estudio encuestó a un grupo de niños de 6 años que tomaron lecciones de teclado o vocales en grupos pequeños durante 36 semanas. Los resultados mostraron que tuvieron aumentos significativamente mayores en el coeficiente intelectual y resultados de pruebas educativas estandarizadas durante ese tiempo que los niños que tomaron otras actividades extracurriculares no relacionadas con la música.