Desde que fue hecho el anuncio de la presentación de Maroon 5 durante el Halftime Show del Super Bowl, se ha creado controversia entre los fans e incluso entre algunos artistas sobre si la banda debería aceptar la invitación de la National Football League (NFL) o si deberían al igual que hizo Rihana rechazar el show en solidaridad con la estrella Colin Kaepernick.

La polémica inició en el 2016 cuando el mariscal de campo se convirtió en el primer jugador de la NFL en arrodillarse mientras sonaba el himno nacional, acto que realizó como protesta contra el racismo y el abuso de autoridad por parte de la policía de los Estados Unidos. Desde entonces no ha jugado ningún partido oficial, por lo que está demandando a la organización por presunto complot para mantenerlo fuera de la cancha.

La petición alojada en la plataforma Change.org ya ha reunido más de 36.000 firmas y reza lo siguiente: “Hasta que la liga cambie su política y apoye el derecho constitucional de los jugadores a protestar, ningún artista debe aceptar trabajar con la NFL. Únase a mí para pedirle a Maroon 5 que abandone el programa de medio tiempo del Super Bowl del 2019”. 

La banda tuvo dificultades para encontrar artistas que se unan a ellos en el escenario el 03 de febrero: artistas como Cardi B y los Rolling Stones habrían rechazado la invitación de los californianos. Pero Travis Scott y Big Boi (oriundo de Atlanta e integrante de The Outkast) ya confirmaron su participación en el espectáculo televisado de mayor sintonía en el mundo, en su edición 53.