El 27 de febrero de 1999, Britney Spears inició una racha de 2 semanas en el Nº1 en los listados de singles en Reino Unido: “…Baby one more time” se convirtió en el sencillo más vendido del año en Gran Bretaña y además fue Nº1 en los Estados Unidos. Esta canción fue escrita para TLC pero el trío recibió la canción justo después de terminar ‘FanMail’, por lo que no fue incluida en el disco y el single fue usado por Spears convirtiéndose en su canción más exitosa y llevándola al estrellato.